Comprender las autolesiones en el Trastorno Límite de la Personalidad

Self harming and treatment - CALDA Clinic
Author: Claudia M. Elsig, MD

Aproximadamente entre el 2% y el 6% de la población general,1 y el 20 % de los pacientes psiquiátricos hospitalizados padecen un trastorno límite de la personalidad (TLP).2 De estas personas, entre un 65% y 80% se han visto envueltas en alguna forma de autolesión no suicida (ALNS).3 Este blog explica más sobre cómo es vivir con esta condición y profundiza en por qué las autolesiones son tan significativas en este complejo trastorno mental.

¿Qué es el Trastorno Límite de la Personalidad?

Todo el mundo tiene una personalidad. Pero para algunas personas, los patrones de comportamiento que se desarrollan son rígidos, inflexibles o inadaptados. El TLP, también conocido como trastorno de personalidad emocionalmente inestable (EUPD, por sus siglas en inglés), es un trastorno mental que afecta a la manera en que una persona piensa, siente, se comporta e interactúa con otras personas. Las personas con TLP carecen de la capacidad de aprender de sus propios errores (algo que es esencial para un desarrollo psicológico “normal”).

Los síntomas del TLP incluyen la inestabilidad emocional, hipersensibilidad al rechazo y conductas impulsivas y autodestructivas. Las personas con TLP pueden tener cambios de humor extremos en un corto periodo de tiempo y suelen vivir relaciones intensas, aunque inestables con los demás.4

Una persona con TLP a menudo siente de forma intensa y repentina rabia, pena, vergüenza, pánico y terror, y comúnmente experimenta sentimientos de vacío o soledad. Una persona que padezca TLP siente que todo es inestable. Cosas como la imagen propia, los objetivos e incluso las cosas que les gustan o no les gustan pueden llegar a parecer confusos y poco claros. Las personas con TLP tienen un nivel de pensamiento “rígido y poco saludable”.2

El TLP a menudo ocurre con múltiples comorbilidades, como trastornos del estado de ánimo, ansiedad, obsesivo-compulsivo, alimentario, disociativo, adictivo, psicótico y somatomorfo. 5

Cómo afecta el TLP a la vida de una persona

Vivir con TLP plantea muchos desafíos, especialmente en el campo de las relaciones con otras personas. Una persona con TLP siente emociones fuertes y es incapaz de modular los sentimientos intensos. Pueden enfadarse o encontrarse molestos buena parte del tiempo. A menudo son temerarios, impulsivos y poseen una gran disposición para el conflicto.

La principal organización benéfica de salud mental del Reino Unido, MIND, describe que el TLP tiene un gran impacto en la vida diaria. Una persona con TLP puede:

  • Tener miedo al abandono.
  • Experimentar emociones intensas que pueden durar desde unas pocas horas hasta varios días.
  • Tener poco sentido de la autoidentidad, pudiendo cambiar según con quién estén.
  • Resultarle difícil hacer y mantener relaciones estables.
  • Experimentar fuertes sentimientos de vacío.
  • Actuar impulsivamente, como comer en exceso, consumir drogas o conducir de forma peligrosa.
  • Autolesionarse
  • Tener intensos sentimientos de ira difíciles de controlar.
  • Experimentar paranoia o disociación.6

¿Qué causa el TLP?

El TLP es complejo y hay muchos motivos diferentes por los que las personas desarrollan la afección, pero suele existir una experiencia de trauma infantil. Los estudios muestran que los traumas durante la infancia, los trastornos mentales de los padres y la exposición a la pobreza en las primeras etapas vitales son fuertes precursores del TLP.5 Las personas que han sufrido abusos sexuales, físicos o emocionales, o que han sido abandonadas o maltratadas en la infancia corren un mayor riesgo. La separación de los padres durante la infancia también aumenta el riesgo. Eso no quiere decir que todos los que hayan vivido estas experiencias vayan a desarrollar TLP, pero sí hace que esto sea más probable.

La disposición genética también puede ser un factor. El TLP a menudo se da en familias. “Cada vez hay más pruebas de la interacción entre los genes (por ejemplo, polimorfismos de FKBP5 y variantes de CRHR2) y el entorno (abuso físico y sexual, negligencia emocional)”.7

La desregulación de los químicos en el cerebro (la serotonina, en concreto) también está asociada con varias condiciones psicopatológicas, incluido el TLP.

La serotonina es uno de los neurotransmisores más importantes que afectan a la salud mental y su regulación óptima define la personalidad normal y actúa como estabilizador del estado de ánimo.7 Las investigaciones confirman que la actividad serotoninérgica alterada está asociada con varios trastornos del estado de ánimo.8

Lo más probable es que el TLP se desarrolle debido a una combinación de los factores anteriormente mencionados: trauma infantil, genética y diferencias en las sustancias químicas del cerebro.

¿Por qué las personas con TLP se autolesionan?

La autolesión se considera un problema generalizado en varias condiciones de salud mental, pero es especialmente frecuente en el trastorno límite de la personalidad. Las investigaciones muestran que las personas con TLP tienden a la ALNS de más formas, más graves y más frecuentemente que las personas que no padecen TLP.9 Las personas con TLP también tienen una mayor tasa de pensamientos suicidas.

Entonces, ¿por qué las personas con TLP se autolesionan?

Las conductas autolesivas suelen utilizarse para regular las emociones o reducir la disociación. Las principales funciones de las autolesiones en todos los casos (no solo en el TLP) incluyen “la regulación del afecto, evitar la disociación, el autocastigo, la influencia interpersonal, evitar el suicidio, los límites interpersonales y la búsqueda de sensaciones”.9

En el TLP, la incapacidad para regular las emociones es la asociación más probable con las conductas autolesivas.9 Una persona con TLP usa conductas autolesivas para poder asegurarse alguna forma de control.

La autolesión en el TLP cumple varias funciones, como la regulación del estado de ánimo disfórico (profunda insatisfacción e infelicidad), la comunicación de la angustia, un medio para expresar emociones y una forma de hacer frente a los estados disociativos.9

Tratamiento en CALDA

Los trastornos de la personalidad, especialmente el TLP, son condiciones muy arraigadas que requieren un tratamiento experto. Los tratamientos convencionales suelen implican varios procedimientos psicoterapéuticos, así como el uso de medicamentos. Dicho tratamiento es prolongado y, a menudo, no tiene éxito o tiene alta probabilidad de recaída.

El programa terapéutico de orientación holística que se ofrece en CALDA Clinic tiene mucho éxito en el tratamiento de los trastornos de la personalidad. La terapia individual está especialmente adaptada a sus necesidades de acuerdo con el Concepto CALDA. Utilizamos métodos científicamente fundados de la medicina clásica y de la hipnoterapia y los combinamos con métodos curativos especialmente probados de la medicina complementaria, la medicina tradicional china (MTC) y la medicina ortomolecular. Según nuestra experiencia, se pueden conseguir resultados bastante sorprendentes en poco tiempo, ¡y normalmente sin usar medicamentos!

Póngase en contacto para obtener más información sobre nuestros programas de tratamiento. Todos nuestros clientes pagan por cuenta propia y la discreción es de suma importancia para nosotros, por lo que puede estar seguro de la total confidencialidad.

Referencias / Fuentes

  1. Brickman, L.J. et al. (2014). The relationship between non-suicidal self-injury and borderline personality disorder symptoms in a college sample. Bord personal disord emot dysregul 1, 14.
  2. Chapman J. et al. (Ene 2022). Borderline Personality Disorder. [Actualizado el 25 Ene 2022]. En: StatPearls [Internet].
  3. Brickman, L.J., Ammerman, B.A., Look, A.E. et al. (2014). The relationship between non-suicidal self-injury and borderline personality disorder symptoms in a college sample. Bord personal disord emot dysregul 1, 14.
  4. NHS Website. Symptoms – Borderline Personality Disorder [consultado el 11 de Abril, 2022].
  5. Bozzatello, P. et al. (Sept 2021). The Role of Trauma in Early Onset Borderline Personality Disorder: A Biopsychosocial Perspective. Frontiers in Psychiatry. V12.
  6. MIND Website. Borderline Personality Disorder. [consultado el 11 de Abril, 2022].
  7. Hansenne, Michel & Pitchot, William & Ansseau, M. (2002). Serotonin, personality and borderline personality disorder. Acta Neuropsychiatrica. 14. 66 – 70.
  8. Lin, S. H., Lee, L. T., & Yang, Y. K. (2014). Serotonin and mental disorders: a concise review on molecular neuroimaging evidence. Clinical psychopharmacology and neuroscience : the official scientific journal of the Korean College of Neuropsychopharmacology, 12(3), 196–202.
  9. Colle, L. et al. (Mayo 2020). Self-Harming and Sense of Agency in Patients With Borderline Personality Disorder. Frontiers in Psychiatry. V11.