La verdad sobre la salud mental de los jefes

Truth about mental health of CEOs
Author: Claudia M. Elsig, MD

Una de cada ocho personas en todo el mundo padece algún trastorno mental.1 La prevalencia de los trastornos mentales es notablemente mayor entre los jefes y directores de empresas, ya que el 49% padece estos problemas.2

Al fijarse, no es difícil ver el por qué. El estrés cuando se está tan arriba es excesivo y no hay manera de evitarlo, además, muchos jefes son adictos al trabajo. Una encuesta reciente realizada a 2.400 jefes y directivos reveló que todos ellos sufrían estrés.3

El estrés es claramente un factor importante, pero hay aún más factores de lo que parece para su salud mental. Este blog explica algunos de los factores subyacentes que contribuyen a la mala salud mental de los responsables de empresas de todo el mundo.

El estrés y el agotamiento se han acelerado

La COVID-19 supuso una serie de presiones adicionales para los jefes y directores generales, que tuvieron que adaptarse rápidamente para gestionar sus negocios en circunstancias nuevas y desafiantes, que nunca antes se habían dado con tanta intensidad. El liderazgo de estas personas fue puesto a prueba hasta el límite y ahora el agotamiento entre los jefes está aumentando. El agotamiento de los dos últimos años se está haciendo notar.

El Instituto Internacional de Desarrollo Directivo (IMD, por sus siglas en inglés) informa de que los directivos no han sabido cuidar de sí mismos adecuadamente durante la pandemia. “Los jefes no estaban preparados para los nuevos niveles de volatilidad, incertidumbre, complejidad y ambigüedad provocados por la pandemia, y en esas condiciones no se podía confiar en la seguridad de las estrategias empresariales que se habían planificado cuidadosamente”.4

Marina Go, ex directora de Hearst Australia y actual consejera de varias empresas locales e internacionales, explicó: “Lo comparo con las aerolíneas cuando dicen que, en caso de emergencia, hay que ponerse primero la máscara de oxígeno antes de atender a los demás. Y lo que hemos visto con los jefes es que en muchos casos no se han puesto la máscara ellos mismos”.4

Los jefes y directivos se han centrado en mantener a todos los demás a flote durante los tiempos difíciles, pero no se han preparado para buscar ayuda para sí mismos. Muchos jefes ni siquiera reconocen que tienen un problema hasta que acaban agotados.

Una investigación realizada por BUPA descubrió que seis de cada diez ejecutivos y miembros de la junta directiva que sufrieron enfermedades mentales durante la pandemia recurrieron a mecanismos de adaptación poco saludables, como el consumo de alcohol y el juego, en lugar de buscar ayuda profesional.5

El estigma de la salud mental

Otro problema clave que impide a los directivos buscar ayuda es el hecho de que la salud mental sigue estando muy estigmatizada. En los círculos de la alta dirección, admitir una enfermedad mental puede ser vergonzoso y parecido a una deficiencia personal.

Existe una gran presión sobre los jefes para que parezcan “sobrehumanos”. Admitir cualquier tipo de vulnerabilidad es percibido por muchos de los que están en las cúpulas como una debilidad. Esta presión no solo se siente en la empresa, sino también en el hogar, en la familia. La riqueza, el estatus y el éxito de la familia están en juego.

Las causas de los problemas de salud mental de los directores generales

Los datos demuestran que los directivos son más propensos a padecer problemas de salud mental.2 Una reciente encuesta realizada a 12.000 personas en 11 países reveló que los ejecutivos de las cúpulas directivas han experimentado más problemas de salud mental que sus empleados.6

Entonces, ¿cuáles son las causas?

Patologías y personalidades de los CEOs

Muchos de los empresarios ricos y famosos del mundo han luchado contra alguna enfermedad mental durante toda su vida. Muchas de las personas que llegan a la cima de su profesión lo hacen debido a sus problemas psicológicos, no a pesar de ellos.

Un ejemplo es el cofundador de Reddit, Aaron Swartz, que se suicidó en 2013; pasó mucho tiempo luchando contra la depresión.

Elon Musk se ha sincerado sobre su salud mental, compartiendo en Twitter su lucha contra la depresión. Musk tuiteó: “La realidad es que es que hay grandes subidas, terribles bajadas y un estrés permanente”.7

Steve Jobs, que murió en 2011 a causa de un cáncer de páncreas, padecía (aunque nunca se le diagnosticó formalmente) un trastorno obsesivo-compulsivo (TOC). Joshua Kendall, autor de America’s Obsessives: The Compulsive Energy That Built a Nation (en español: Los Obsesionados de Estados Unidos: La energía compulsiva que construyó una nación), que incluía una película biográfica sobre Jobs, dijo que Jobs era el típico obsesionado, y que sufría “intermitentemente” de anorexia, lo cual se cree que deriva de su experiencia traumática por ser adoptado.8

Kendall descubrió que haber tenido una vida temprana dura era algo común entre los iconos que estudió. Observó que el comportamiento obsesivo formaba parte del continuo psicópata y determinó que: “A veces una persona llega a la cima precisamente porque está un poco loca”.8

En 2015, el Dr. Michael A. Freeman, junto a otros, encuestaron a 242 emprendedores y a 93 participantes escogidos para hacer la comparación, emparejados demográficamente2. Descubrieron que:

  • El 72% de los empresarios se autodeclararon personas con problemas de salud mental (significativamente más que el grupo de comparación).
  • El 49% de los empresarios tenía uno o más problemas de salud mental a lo largo de su vida
  • El 32% de los empresarios tenía dos o más problemas de salud mental a lo largo de su vida
  • El 18% de los empresarios tenía tres o más problemas de salud mental a lo largo de su vida
  • El 23% de los empresarios eran miembros asintomáticos de familias muy sintomáticas

En comparación con el grupo de control, los empresarios encuestados eran significativamente más propensos a declarar:

  • Depresión (30%, frente al 15% del grupo de control)
  • TDAH (29%, frente al 5% del grupo de control)
  • Problemas de consumo de sustancias (12%, en comparación con el 4% del grupo de control)
  • Diagnóstico bipolar (11%, frente al 1% del grupo de control)

La personalidad es una parte del cuadro. El narcisismo es muy frecuente entre los jefes. Las personalidades narcisistas tienden a tener una percepción exagerada de la importancia propia, una necesidad excesiva de admiración, un deseo de poder, una falta de empatía y facilidad para manipular a los demás. El narcisismo también se diagnostica a menudo con otros trastornos mentales, como los trastornos de la personalidad límite, histriónica o antisocial.

Los narcisistas se sienten especialmente impulsados a ocupar rápidamente posiciones de liderazgo. Un director general narcisista está contento si es el centro de atención, es seguro de sí mismo, encantador y puede “articular audazmente una visión para la empresa”.9

La presión de ser sobrehumano

Dirigir una empresa, especialmente frente a retos como la pandemia, conlleva la presión de tener que seguir adelante, aparentando calma. Todos los demás miembros de la empresa confían en el director general para que les proporcione un rumbo determinado.

Muchos jefes ignoran las señales de advertencia de los problemas de salud mental, como la ansiedad, el insomnio, la fatiga, etc. En su lugar, recurren a soluciones rápidas y poco saludables, como el aumento del consumo de alcohol, el abuso de sustancias, el juego y la automedicación. Sienten que es primordial mantener a raya sus propios problemas.

La presión para ser capaz de absolutamente todo suele provenir de la familia. En una entrevista sobre la ansiedad para la revista masculina Esquire, Richard Gelfond, CEO de IMAX, recuerda cómo fue criado: “Me crie en los años 50 y mi padre era un hombre muy duro y poco comunicativo. El mensaje que nos transmitía era: sé fuerte y sal de ahí”. Es un enfoque con el que Gelfond, tras haber vivido tiempos difíciles, ahora no está de acuerdo.10

Los directores generales tienen mucho éxito en la gestión de personas y de todos los aspectos de su empresa, por lo que creen que deberían ser capaces de gestionar y controlar su propia salud mental.

Soledad, es difícil hablar de ello

Vivir con una imagen “sobrehumana” hace que a los jefes les resulte difícil apoyarse en otros. Puede ser difícil para los líderes encontrar a alguien de confianza con quien abrirse a sus vulnerabilidades.

La “soledad del liderazgo” es un concepto reconocido. Una investigación realizada antes de la pandemia reveló que el 30% de los ejecutivos se sentían aislados.11 Otra encuesta reveló que hasta la mitad de los jefes experimentan sentimientos de soledad haciendo su trabajo.12

Al examinar las interacciones entre el liderazgo y la soledad, el psicólogo clínico Ami Rokach determinó que los líderes (educativos, estatales, empresariales y organizativos) soportan estrés, alienación, soledad y agitación emocional y que esta combinación puede provocar problemas de salud y afectar negativamente a las relaciones sociales y familiares.13

El futuro

La buena noticia es que la salud mental en las empresas está ganando importancia en la agenda y ya no se niega ni se ignora. A medida que el bienestar mental en el trabajo es más aceptado y pierde su estigma, cada vez más jefes predican con el ejemplo y muestran su voluntad de abrirse a su salud mental y buscar ayuda.

La recuperación privada en CALDA

A las personas que se encuentran en el centro de atención, o al frente de un negocio de éxito, les puede resultar difícil buscar ayuda lejos de las miradas indiscretas de los demás. CALDA ofrece un método privado y personalizado hacia recuperar la salud. En un entorno lujoso y exclusivo con vistas al lago de Zúrich, CALDA ofrece la medicina más moderna y vanguardista en combinación con un servicio hotelero de primera calidad y la máxima discreción.

Póngase en contacto con nosotros para hablar de sus necesidades personales.

Fuentes/referencias:

  1. World Health Organization Fact Sheets. 8Jun2022. Mental Disorders.
  2. Freeman, M.A., Staudenmaier, P.J., Zisser, M.R. et al. 11May2018.The prevalence and co-occurrence of psychiatric conditions among entrepreneurs and their families. Small Bus Econ 53, 323–342 (2019)
  3. Transformative Conversations. 6May2018. The shocking truth about executive mental health.
  4. Wedell-Wedellsborg, M. 7Apr2022. CEOS need to manage their own mental health in times of crisis. The Knowledge Hub of IMD.
  5. BUPA Press Release. 19Nov2020. Business leaders self-medicating to cope with COVID-19 pressure.
  6. Bradbury, L. 7Oct2021. How CEOs and Leaders can Look After Their Own Mental Health. Serenity in Leadership.
  7. Singh, N. 10Oct2018. Entrepreneurs Who Battled Depression For Years. Entrepreneur Asia Pacific.
  8. Lallanilla, M. 16Aug2013. Obsession: The Dark Side of Steve Jobs’ Triumphs. LiveScience.
  9. Bililies, T. Beware The Narcissistic Leader. Chief Executive. [Accessed 19Sep2022]
  10. Parker, S. 30Jul2018. The CEO: “The Anxiety Was Overwhelming” [Interview with Richard Gelfond, CEO of IMAX in Esquire].
  11. Jonsson, N. 03Mar2022. Executive Loneliness and Mental Health. Podcast Crestcom
  12. Saporito, T J. 15Feb2012. It’s Time to Acknowledge CEO Loneliness. Harvard Business Review.
  13. Rokach, A. (2014). Leadership and Loneliness. Semantic Scholar.