Las consecuencias de un TDAH no diagnosticado en la edad adulta

The Mental Health Impacts of Undiagnosed ADHD in Adulthood
Author: Claudia M. Elsig, MD

El TDAH cada vez se va identificando y diagnosticando más en niños, pero ¿y en los adultos? Los datos indican que es mucho más difícil diagnosticar el TDAH en adultos y que se pasa por alto fácilmente porque se confunde con otros problemas de salud mental. 

Vivir con un problema no diagnosticado que afecta al comportamiento es una carga enorme. Si no se diagnostica, el TDAH puede llegar a provocar frustración excesiva, irritabilidad, baja autoestima y estrés crónico, lo cual repercute de manera notable en las relaciones y en todos los aspectos de la vida.

Las investigaciones demuestran que el TDAH en adultos está muy infradiagnosticado e infratratado en todos los países y culturas.1 En este artículo se analizan las consecuencias para la salud mental del TDAH no diagnosticado en la edad adulta.

¿Qué es el TDAH?

TDAH son las siglas de “trastorno por déficit de atención e hiperactividad”. Se caracteriza por la dificultad para mantener la atención, la hiperactividad y la impulsividad. El TDAH es un trastorno del neurodesarrollo que afecta al funcionamiento y desarrollo del cerebro.

Lo más habitual es que las personas con TDAH presenten tanto comportamientos hiperactivos-impulsivos como falta de atención. Pero puede haber predominancia de unos u otros (hiperactivos-impulsivos o desatentos). Cuando no hay hiperactividad, la afección suele denominarse TDA (trastorno por déficit de atención).

El TDAH es uno de los trastornos mentales que afectan con más frecuencia a los niños y se diagnostica más a menudo en niños que en niñas.2 Esto se debe a que las niñas no suelen mostrar hiperactividad atípica, lo que significa que los diagnósticos pasan desapercibidos porque los síntomas son menos perceptibles. 

Los síntomas del TDAH son mucho más difíciles de definir en los adultos y, por lo tanto, es mucho más fácil que se confundan con otros trastornos psiquiátricos.

¿Qué causa el TDAH?

El TDAH es un trastorno mental complejo, lo que significa que en su desarrollo intervienen múltiples factores. Aunque no se conocen con precisión las causas de este, sí está ampliamente aceptado que los factores genéticos y ambientales son factores determinantes. El TDAH tiende a ser hereditario. 

La sobreexposición a pesticidas también se ha relacionado con el TDAH. Un estudio de Rutgers descubrió que un pesticida de uso común puede alterar el desarrollo del sistema dopaminérgico del cerebro, el cual es responsable de la expresión emocional y la función cognitiva.3

Muchas investigaciones recientes también tienen en cuenta el papel de los virus. Por ejemplo, un estudio encontró una probable asociación entre la infección por citomegalovirus y el TDAH.2

Ciertos grupos de personas, como los nacidos prematuramente, también corren riesgo. Las personas con daño cerebral y las que padecen epilepsia también son más susceptibles.

¿Cuál es la prevalencia del TDAH?

Según el National Institute for Health and Care Excellence (NICE) del Reino Unido, la prevalencia global del TDAH en niños ronda el 5%. En comparación, en estudios basados en poblaciones estadounidenses (donde las tasas de diagnóstico y tratamiento tienden a ser más elevadas), la tasa se estima entre el 8% y el 10%. En el Reino Unido, el NICE informa de que el TDAH en adultos afecta aproximadamente al 3-4% de la población.4

Una revisión sistemática global y un metaanálisis para determinar la prevalencia del TDAH en adultos muestran que en 2020 había 366,33 millones de adultos afectados en todo el mundo.5

¿Cuáles son los síntomas más comunes del TDAH en adultos?

Los síntomas del TDAH varían considerablemente de una persona a otra, pero normalmente incluyen algunos, si no todos, de los siguientes síntomas:

  • Dificultad para concentrarse
  • Distraerse fácilmente
  • Cometer errores por descuido, por ejemplo, en el trabajo
  • Olvidar o perder cosas con facilidad
  • Incapacidad de ceñirse a una sola tarea, o estar constantemente cambiando de una tarea a otra
  • Malas habilidades para escuchar y dificultad para seguir instrucciones
  • Hablar un montón e interrumpir a otros (puede soltar respuestas y hablar por encima de los demás)
  • Desorganizado/a
  • Hiperactividad o inquietud e intranquilidad interior
  • Impulsividad
  • Carencia del sentido del peligro
  • Incapaz de gestionar el estrés
  • Dificultades con el control y la gestión del tiempo
  • Incapacidad para comprometerse y sensación de agobio a la hora de tomar decisiones

¿Cómo se diagnostica el TDAH?

No existen pruebas de laboratorio para el TDAH, como análisis de sangre, radiografías o un escáner cerebral. El diagnóstico lo realiza un profesional de la salud mental mediante un proceso de evaluación. Tendrá en cuenta muchos factores a la hora de determinar si una persona tiene TDAH, como la gravedad y duración de los síntomas y si afectan negativamente a su calidad de vida.

En los niños, los problemas suelen ser detectados por los padres o los profesores en el colegio. En los adultos, el diagnóstico es más complicado, ya que los síntomas pueden no ser tan claros y confundirse con otros problemas de salud mental, como la ansiedad o la depresión. 

En los adultos puede haber menos hiperactividad que en los niños, pero un adulto con TDAH puede seguir luchando contra la impulsividad, la inquietud y la dificultad para prestar atención. En particular, los síntomas del TDAH en los adultos pueden ser menos evidentes si reciben ayuda de un compañero (por ejemplo, para gestionar su tiempo) o si han elegido una profesión que les permita cambiar rápidamente de tarea. En los adultos, a menudo los síntomas se confunden con características extravagantes.

Una vez reconocidos, la derivación a un especialista en salud mental es la vía habitual para confirmar el diagnóstico de TDAH. Normalmente, una persona debe mostrar al menos cinco criterios diagnósticos, entre ellos falta de atención, hiperactividad e impulsividad, o una combinación de ellos.

Cada sistema sanitario de cada país puede usar unos criterios diferentes, o incluso diferentes herramientas de diagnóstico. Lea más sobre los síntomas y el diagnóstico del TDAH en EEUU aquí, y aprenda más sobre cómo se diagnostica el TDAH en Reino Unido aquí. (Ambas fuentes son en inglés)

¿Se puede desarrollar el TDAH espontáneamente siendo adulto?

La mayoría de las personas con TDAH en la edad adulta han padecido el trastorno desde la infancia. Los adultos no suelen desarrollar repentinamente síntomas de TDAH en la edad adulta, a menos que exista una lesión cerebral o la aparición de epilepsia. 

A muchos no se lo diagnosticaron en la infancia, pero pueden recibir un diagnóstico en la edad adulta. Las niñas tienen más probabilidades de llegar a la edad adulta sin un diagnóstico, ya que los síntomas del TDAH son más difíciles de detectar en ellas. Además, las mujeres parecen tener mejores mecanismos de afrontamiento que los hombres, por lo que pueden ocultar más fácilmente los síntomas.

El diagnóstico tardío (en la edad adulta) suele deberse a que ocultar o encubrir los síntomas del TDAH resulta más difícil en la edad adulta, ya que los individuos pierden la estructura de la escuela y se enfrentan a nuevas responsabilidades y a mayores niveles de estrés en la vida diaria.

La investigación sobre el TDAH en adultos no cesa. Cada vez hay más pruebas de que los adultos pueden desarrollar TDAH (es decir, que no estaba presente en la infancia). Por ejemplo, los resultados de un estudio mostraron que el 90% de los individuos con TDAH adulto a los 38 años no habrían cumplido los criterios del trastorno en la infancia6.

Sin embargo, el Dr. Michael Manos, Director fundador del Centro de Evaluación y Tratamiento del TDAH de la Clínica Cleveland, no se adhiere a la hipótesis de que el TDAH infantil y el adulto sean dos trastornos distintos. Él afirma que “no se trata de que alguien pueda superar o madurar el TDAH. Se trata de si los síntomas, que probablemente siempre hayan estado ahí, son o no perjudiciales”. Lo que cambia a lo largo de la vida es la adaptabilidad, los medios para llevar o incluso aprovechar los síntomas del TDAH”.7

¿Por qué no se diagnostica o tiene diagnósticos erróneos el TDAH?

Lamentablemente, dos tercios de los problemas de salud mental no se diagnostican ni se tratan. El TDAH es complejo y sus síntomas pueden presentarse de forma muy diferente en cada persona. Los síntomas del TDAH también pueden parecerse a los de otros trastornos mentales, por lo que puede ser difícil de diagnosticar. Por ejemplo, la inquietud y la dificultad de concentración pueden deberse a muchas causas distintas.

A pesar de los numerosos estudios realizados, las causas del TDAH siguen siendo poco conocidas. Existen investigaciones que demuestran que existe una controversia sustancial en cuanto al diagnóstico correcto del TDAH y que hay áreas de subjetividad en el diagnóstico.8 También existe una variación considerable en el diagnóstico entre géneros.

Pero obtener un diagnóstico es importante. Los síntomas del TDAH pueden provocar sentimientos de culpa, vergüenza y bochorno por no ser capaz de funcionar igual que otras personas. Puede ser increíblemente frustrante para una persona con TDAH. Un diagnóstico puede ayudar a reducir estas emociones intensas.

¿Qué otros trastornos se solapan con el TDAH?

Las condicione psiquiátricas que tienen síntomas en común con el TDAH son:

  • Trastornos del estado de ánimo
  • Trastornos de ansiedad
  • Trastornos por abuso de sustancias
  • Trastorno obsesivo-compulsivo (TOC)
  • Trastorno antisocial de la personalidad
  • Trastorno límite de la personalidad
  • Trastorno bipolar
  • Autismo

Además, la fatiga crónica, los trastornos hormonales, el insomnio y la falta de sueño pueden hacer que las personas tengan problemas de concentración y enfoque, imitando así los síntomas del TDAH o agudizándolos.

¿Cuáles son las consecuencias en la salud mental del TDAH sin tratar?

Muchos adultos pueden no ser conscientes de que padecen TDAH. Esto puede llevar a una vida frustrante, faltar a reuniones, olvidar cosas, un alto nivel de impaciencia, incapacidad para controlar la ira o arrebatos, cambios de humor, mala planificación, dificultad para realizar varias tareas a la vez y problemas para afrontar el estrés. La vida con TDAH puede parecer descontrolada y abrumadora.

La ansiedad, la depresión, los trastornos de conducta (patrones persistentes de comportamiento antisocial, agresivo o rebelde), el abuso de alcohol y otras sustancias, y los problemas de sueño son también más frecuentes en las personas con TDAH.

Las consecuencias del TDAH pueden ser graves y afectar al rendimiento laboral y a las relaciones profesionales y personales. Las personas con TDAH pueden parecer inestables o caóticas y tener dificultades para gestionar sus finanzas.

Las personas con un TDAH no diagnosticado también tienen más probabilidades de sufrir accidentes de tráfico debido a comportamientos de riesgo: una persona con TDAH tiene problemas para filtrar las distracciones y carece de concentración.

La desregulación emocional es uno de los aspectos más incomprendidos del TDAH, lo que suele conducir a un diagnóstico erróneo de otras enfermedades mentales.9 Por lo general, en su lugar se diagnostica depresión, trastorno bipolar o trastorno límite de la personalidad (TLP). 

Las personas con TDAH no diagnosticado son más propensas a tener problemas de pareja. Debido a los niveles de disfuncionalidad, los objetivos vitales poco claros, y altos niveles de tensión, esto puede resultar frustrante para la pareja. Por estos motivos, las personas con TDAH tienen mayores tasas de divorcio. Los padres con TDAH también pueden tener relaciones frustrantes y conflictivas con sus hijos.

¿Cuál es el tratamiento del TDAH?

El TDAH no es una enfermedad curable, pero puede gestionarse de forma efectiva con el tratamiento adecuado. Esto puede incluir:

  • Coaching y psicoterapia especializados
  • Medicación (estimulante o no estimulante)
  • Asesoramiento nutricional
  • Bienestar y gestión holística de la salud
  • Mindfulness y meditación

El TDAH, cuando se trata de forma adecuada, también tiene un lado bueno. Muchas personas de éxito tienen TDAH. De hecho, muchas veces este es el motivo de su éxito. No es ningún secreto que la alta energía, la impulsividad y el asumir riesgos son rasgos comunes de directores ejecutivos y empresarios. Entre las personas con TDAH de alto rendimiento más conocidas se encuentran Richard Branson, Bill Gates y Walt Disney.

El papel de la psicoterapia en el tratamiento del TDAH

La psicoterapia es una opción de tratamiento eficaz para el TDAH, ya que ayuda a las personas a controlar mejor sus síntomas y comportamientos. Una revisión sistemática de los tratamientos psicológicos del TDAH en adultos encontró un fuerte apoyo empírico para las intervenciones de terapia cognitivo-conductual. Además, los resultados indicaron un apoyo a la eficacia del Mindfulness, la Terapia Dialéctica Conductual y el Neurofeedback10.

Conseguir ayuda para el TDAH en CALDA

En CALDA, tenemos experiencia en el tratamiento y apoyo a personas de alto patrimonio neto con TDAH. Creamos un programa de tratamiento personalizado; utilizamos métodos con base científica de la medicina clásica combinados con métodos de tratamiento probados de la medicina complementaria, la medicina tradicional china y la medicina ortomolecular. 

Nuestros programas tratan cualquier desequilibrio mediante apoyo nutricional, suplementos y ejercicio. Además, las intensas sesiones de psicoterapia le ayudan a comprender sus comportamientos y le dotan de medios prácticos para gestionar y afrontar mejor las situaciones cotidianas.

Lea más acerca del Concepto CALDA aquí, o para tener una conversación discreta y sin compromiso con nuestra directora y psiquiatra, la Doctora Claudia M. Elsig, póngase en contacto con nosotros.

Referencias/fuentes:

  1. Fayyad J, et al. 19 Nov 2016. The descriptive epidemiology of DSM-IV Adult ADHD in the World Health Organization World Mental Health Surveys. Atten Defic Hyperact Disord. 2017 Mar;9(1):47-65.
  2. Zhou R, et al. 15 Ago 2015. Diagnosis of children’s attention deficit hyperactivity disorder (ADHD) and its association with cytomegalovirus infection with ADHD: a historical review. Int J Clin Exp Med. 2015 Aug 15;8(8):13969-75.
  3. Lally, R. 29 Ene 2015. Rutgers Website. Common Pesticide May Increase Risk of ADHD. [Visitado el 15 Ago 2023].
  4. National Institute of Health and Care Excellence. Website. Last updated Nov 2022. Attention deficit hyperactivity disorder: How common is it? [Visitado 15 Ago 2023].
  5. Song P, et al. 11 Feb 2021. The prevalence of adult attention-deficit hyperactivity disorder: A global systematic review and meta-analysis. J Glob Health. 2021 Feb 11;11:04009.
  6. Moffitt TE, et al. 22 May 2015. Is Adult ADHD a Childhood-Onset Neurodevelopmental Disorder? Evidence From a Four-Decade Longitudinal Cohort Study. Am J Psychiatry. 2015 Oct;172(10):967-77.
  7. Manos, M. 15 Ago 2016. ConsultQD. Cleveland Clinic Website. Are Adult and Childhood ADHD Different Conditions? [Visitado el 15 Ago 2023].
  8. Ford-Jones, P C. May 2020. Misdiagnosis of attention deficit hyperactivity disorder: ‘Normal behaviour’ and relative maturity. In Paediatr. Child Health. 20(4): 200–202.
  9. The ADHD Centre. Website. 11 Jan 2023. How Does Untreated ADHD Affect Adults? [Visitado el 15 Ago 2023].