La lucha oculta contra la adicción a los medicamentos con receta

The Hidden Battle of Prescription Drug Addiction
Author: Claudia M. Elsig, MD

La palabra drogadicción tiende a evocar un mundo turbio de delincuencia, gente desesperada y sustancias ilegales. Los asociamos inmediatamente las adicción a sustancias con estupefacientes como la marihuana, la cocaína, las anfetaminas o la heroína.

Sin embargo, la drogadicción traspasa la línea divisoria socioeconómica y hay muchos adictos de alto nivel, incluso en las altas esferas de la sociedad. Y las drogas ilegales no son las únicas que crean víctimas.

En muchos botiquines domésticos se esconden medicamentos con receta legales que también son muy adictivos y pueden ser objeto de abuso. El abuso de medicamentos con receta es una epidemia que afecta a millones de personas.

La epidemia silenciosa

El consumo abusivo de medicamentos con receta está muy extendido y se da en todos los grupos socioeconómicos. No es algo nuevo: Marilyn Monroe, Elvis Presley y Judy Garland consumieron medicamentos con receta, con resultados fatales.1

Muchos famosos han hablado abiertamente sobre su adicción a los medicamentos con receta en las últimas décadas. En los años ochenta, Jamie Lee Curtis se volvió adicta a los analgésicos con receta tras una intervención estética. 

Eminem, en su album Recovery, detalla su adicción a los dichos medicamentos.

El fallecido Matthew Perry se hizo adicto a los analgésicos tras un accidente de moto acuática. Antes de su muerte, Perry estuvo en tratamiento por sus adicciones al alcohol, las anfetaminas y la metadona. 

Prince y Michael Jackson son otros famosos conocidos por haber luchado contra adicciones a medicamentos que contribuyeron a su muerte. 

Existen investigaciones que demuestran la existencia de epidemias recurrentes de abuso de fármacos en Estados Unidos durante el siglo pasado.2 Según otro estudio, la prevalencia del abuso de medicamentos de venta con receta aumentó rápidamente en Estados Unidos a partir de finales de la década de 1990, y los opioides son el tipo de medicamento de venta con receta que más se consume.3

En la actualidad, según el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos, este problema ha alcanzado proporciones “epidémicas”, con muertes por medicamentos recetados, especialmente analgésicos opiáceos, etando al mismo nivel que los accidentes de automóvil. 2

A principios de este año, The Economist informó de que la epidemia de fentanilo en Estados Unidos, que dura ya diez años, sigue empeorando a pesar de que el gobierno gasta cifras récord para frenar su crecimiento.4

Antes se pensaba que la epidemia de los medicamentos con receta se limitaba a Estados Unidos. Sin embargo, otro estudio muestra que la epidemia se extiende mucho más allá de EE.UU. Existe un alto índice de abuso de analgésicos de prescripción en la Unión Europea, siendo el consumo de medicamentos de prescripción no médica en Europa más elevado en el Reino Unido, España y Suecia.5

Del uso médico al abuso: ¿cómo se crea la adicción?

Los medicamentos de venta con receta se utilizan para tratar dolencias mentales y físicas que lo requieran. Los médicos suelen recetar fármacos como la codeína, la morfina y la metadona para tratar dolencias como el dolor crónico, los trastornos del sueño, los trastornos de ansiedad y el TDAH.

Lamentablemente, estos medicamentos son altamente adictivos. Por ejemplo, pensemos en los opiáceos como la codeína o la morfina. Estos fármacos bloquean el dolor, pero también provocan un aumento de dopamina. La dopamina es el mensajero químico del cuerpo que nos ayuda a sentir placer. Se la conoce como la sustancia química del “bienestar”.

El aumento de la tolerancia a la medicación puede hacer que una persona aumente su cantidad y frecuencia, y a medida que la adicción entra en acción, es más probable que las personas corran mayores riesgos con su salud para buscar ese punto en el que “sentirse bien”. Esta situación se conoce como “perseguir al dragón”.

Parte de la responsabilidad recae en los médicos que prescriben estos fármacos; de ellos depende el control, la limitación de la duración del consumo y la educación sobre los peligros. Sin embargo, una persona puede convertirse rápidamente en adicta, incluso después de un solo tratamiento, y la mayoría de estos fármacos se pueden conseguir fácilmente en Internet. 

¿Quién es susceptible de caer en la adicción?

Cualquier persona a la que se le prescriban medicamentos, especialmente ciertos tipos de fármacos con receta, puede convertirse en adicta a ellos. La adicción no discrimina y puede afectar a personas de todas las edades, inteligencias y orígenes. La falsa percepción de que solo afecta a determinados grupos demográficos puede propiciar la adicción sin que la persona se dé cuenta en un primer momento. Prevalece frecuentemente la idea de que “la adicción no me va a pasar a mí”.

La mayoría de las personas empiezan a tomar medicamentos con receta sin ser conscientes de sus peligros y lo hacen bajo la supervisión de su médico. Tomar medicamentos recetados durante poco tiempo y en las horas y dosis prescritas no suele conducir a una adicción. Aun así, la adicción es compleja y hay que tener en cuenta muchos factores de riesgo.

Y aún sin estos factores de riesgo, tomar medicación de forma regular durante un periodo prolongado puede afectar al autocontrol y a la capacidad de tomar buenas decisiones. Cuanto más tiempo esté una persona tomando medicamentos recetados, dependiendo del tipo de fármaco, mayor será la probabilidad de que esta se vuelva adicta a ellos.

Entre los factores que pueden hacer que una persona corra un mayor riesgo se incluyen:

  • Enfermedades mentales existentes, como trastorno bipolar, ansiedad, TDAH o depresión.
  • Un alto coeficiente intelectual.
  • Sufrir estrés, aislamiento o relaciones fracasadas
  • Predisposición genética o nacer en la dependencia (hijos de personas con una adicción)
  • Sensibilidad a los estimulantes y al alcohol

Los estudios demuestran que los factores de riesgo para la salud mental y sexual se asocian a una mayor probabilidad de consumo no médico de fármacos con receta.4

¿Qué tipos de medicamentos con receta son adictivos?

Los medicamentos de venta con receta de los que más se abusa son los analgésicos, los sedantes y los estimulantes.

Analgésicos de venta con receta: la realidad sobre los opiáceos

Los opiáceos son una clase de fármacos recetados por los médicos para aliviar el dolor persistente, de moderado a intenso. Suelen administrarse tras intervenciones quirúrgicas o lesiones/traumatismos físicos, y también para el tratamiento del dolor en enfermedades como el cáncer. 

Estos medicamentos viajan por la sangre hasta el cerebro, se adhieren a los receptores y bloquean los mensajes de dolor. Por asociación, también provocan sensaciones de placer, por lo que pueden llegar a ser adictivos. El fentanilo, similar a la morfina pero unas 100 veces más potente, se está consumiendo hoy en día a niveles epidémicos en Estados Unidos.2

Los opiáceos más comunes son la codeína, la hidrocodona (Vicodin®), la oxicodona (OxyContin®, Roxybond®), la morfina (Duramorph®, MS Contin®) y el fentanilo (Actiq® y Fentora®). Estos son solo algunos ejemplos, pero hay muchos otros.

La mayoría de los opiáceos se fabrican a partir de la planta de adormidera (amapola) o de sustancias químicas en un laboratorio.

Sedantes de venta con receta: información sobre las benzodiacepinas

Las benzodiacepinas son un tipo de medicación sedante, como los somníferos y los tranquilizantes menores. Se utilizan para ayudar a las personas con ansiedad, trastorno de pánico e insomnio, ya que ralentizan la actividad del sistema nervioso y el cerebro, reduciendo la ansiedad, relajando los músculos y ayudando a dormir mejor. 

Las benzodiacepinas actúan estimulando la liberación de ácido gamma-aminobutírico (GABA, por sus siglas en inglés). El GABA es un neurotransmisor que reduce la actividad del sistema nervioso. Hacen que la gente se sienta somnolienta e hipnótica, pero pueden tener efectos peligrosos y mortales cuando se abusa de ellas.

Las benzodiacepinas más comunes son el alprazolam (Xanax®), el diazepam (Diastat®, Valium®, Valtoco®) y el temazepan (Restoril®).

Analgésicos de venta con receta: la realidad sobre los estimulantes

Otros grupos de fármacos con problemas de adicción son los estimulantes. Suelen recetarse para tratar el TDAH, la narcolepsia y la obesidad.

Los estimulantes se utilizan para aumentar el estado de alerta, la atención y la energía. Aumentan los niveles de dopamina y norepinefrina en el cerebro. La norepinefrina es la hormona y el mensajero químico que envía señales para contraer los vasos sanguíneos, aumentando el flujo de sangre y haciendo que el corazón bombee más rápido. Los niveles bajos de norepinefrina son notables en las personas con TDAH.

Los estimulantes más comunes son el metilfenidato (Ritalin®), la dextroanfetamina (Dexedrine®), la anfetamina y la dextroanfetamina (Adderall®).

El coste psicológico y físico de la adicción a los medicamentos recetados

La adicción es más que una dependencia física; es una profunda lucha psicológica y emocional. Lo que empieza con un acto ordinario de tomar una medicación prescrita para aliviar una dolencia y controlar el dolor, según lo recomendado y prescrito por un médico, puede convertirse rápidamente en una necesidad compulsiva incontrolable.

El coste psicológico es enorme y crea un ciclo de vergüenza, desesperanza y dolor emocional. La gente suele ocultar su adicción, lo que agrava los problemas psicológicos no tratados. 

El abuso de medicamentos también puede exacerbar trastornos ya existentes e incluso provocar otros nuevos. Las personas atrapadas en la espiral de adicción a los medicamentos recetados pueden sufrir cambios de humor, ansiedad, depresión y pensamientos suicidas.

También hay toda una serie de efectos secundarios físicos indeseables asociados a ellos.

Los efectos secundarios de los opiáceos de venta con receta

  • Aumento de la tolerancia: necesidad de tomar más para obtener el mismo alivio del dolor.
  • Aumento de la sensibilidad al dolor
  • Confusión
  • Depresión
  • Mareos
  • Cansancio
  • Náuseas y vómitos
  • Boca seca
  • Estreñimiento
  • Picor en la piel
  • Sudando

Los efectos secundarios de las benzodiacepinas con receta (somníferos y tranquilizantes menores)

  • Somnolencia
  • Aturdimiento
  • Confusión
  • Mareos
  • Balbuceos
  • Problemas de memoria
  • Debilidad muscular
  • Náuseas
  • Boca seca
  • Visión borrosa

Los efectos secundarios de los medicamentos estimulantes de venta con receta

  • Disminución del apetito y problemas de alimentación
  • Ansiedad
  • Cambios de humor
  • Paranoia
  • Temblores
  • Problemas de sueño o insomnio
  • Tics
  • Náuseas
  • Dolores de cabeza
  • Sudoración excesiva
  • Palpitaciones
  • Falta de aliento
  • Taquicardia
  • Arritmias
  • Prurito (picazón en la piel)

Cómo dejar el hábito

Cuando una persona se vuelve físicamente dependiente de cualquier fármaco, puede ser un hábito difícil de abandonar, y dejarlo repentinamente provocará con toda probabilidad síntomas de abstinencia. La mejor forma de liberarse de una adicción a los medicamentos recetados es buscar ayuda profesional y controlar el síndrome de abstinencia bajo supervisión médica. El fármaco puede retirarse lentamente y la dosis puede reducirse a lo largo de un periodo determinado. Este enfoque lento y constante previene los síntomas graves de abstinencia.

Si una persona ha desarrollado fuertes comportamientos adictivos, será necesario asesoramiento de apoyo o psicoterapia para acabar con el hábito, comprender los comportamientos que llevaron a la adicción y evitar las recaídas.

Obtener ayuda para la adicción a medicamentos recetados en CALDA

CALDA Clinic es un centro privado de recuperación de adicciones y rehabilitación de la salud mental galardonado, que trata a clientes de alto perfil y UHNWI (personas de alto patrimonio neto) de uno en uno. En CALDA somos conscientes que la adicción no tiene nada que ver con la debilidad de carácter o la falta de disciplina, sino que es una enfermedad mental grave.

La método CALDA reduce la dependencia de los medicamentos recetados y los sustituye, en la medida de lo posible, por micronutrientes cuidadosamente administrados. El programa terapéutico dura entre seis y ocho horas al día, siete días a la semana, bajo la supervisión de un entrenador personal de estilo de vida y dieta, e incluye psicoterapia intensiva.

Póngase en contacto con nosotros para obtener más información y para programar una conversación inicial privada con la Directora Médica de CALDA, la Dra. Claudia M. Elsig.

Fuentes/referencias

  1. Bukszpan, D. 28 de junio de 2011. Celebrities Who Abused Prescription Drugs. cnbc.com [Consultado en línea el 16 de mayo de 2024].
  2. Herzberg D, et al. Mar 2016. Recurring Epidemics of Pharmaceutical Drug Abuse in America: Time for an All-Drug Strategy. Am J Public Health. 2016 Mar;106(3).
  3. McHugh RK, Nielsen S, & Weiss RD. 28 Aug 2014. Prescription drug abuse: from epidemiology to public policy. J Subst Abuse Treat. 2015 Jan;48(1):1-7.
  4. The Economist. 29 Feb 2024.  America’s ten-year-old fentanyl epidemic is still getting worse. [Consultado en línea el 17 de mayo de 2024].
  5. Novak SP, et al. Nonmedical use of prescription drugs in the European Union. BMC Psychiatry 16, 274 (2016). 
  6. Klobucista, C & Ferragamo, M. 22 dic 2023.  Fentanyl and the U.S. Opioid Epidemic. Council on Foreign Relations. [Consultado en línea el 16 de mayo de 2024].