Cómo la riqueza complica las rupturas matrimoniales y qué efecto tiene en la salud mental

How Wealth Complicates a Marriage Break-up and Impacts Mental Health
Author: Claudia M. Elsig, MD

Los divorcios de grandes fortunas son especialmente complejos, por todo lo que está en juego. Son bastante frecuentes las negociones legales que se alargan, y los posibles acuerdos son exorbitantes para la gente común.

Desde fuera, puede parecer raro tanta discusión por el dinero cuando tienen tanto ya de entrada. Pero esta abundante cantidad de dinero implica una serie de retos singulares y complejos, sobre todo en lo referente al divorcio: los acuerdos financieros, los acuerdos empresariales e incluso la custodia de los hijos.

El coste emocional de una ruptura de una persona superrica puede resultar altísimo. A pesar de que una ruptura matrimonial inflige dolor emocional para todo tipo de personas, las fortunas añaden un factor extra.

En este blog veremos cómo afecta la riqueza a los divorcios y rupturas, y cómo esto afecta a la salud mental de los implicados.

¿Cuáles son las causas más comunes para que se rompa un matrimonio de alto patrimonio neto?

Para la mayoría de gente, es impensable la vida matrimonial en el estilo de vida de un multimillonario. Teniendo niñeras a tiempo completo, internados, chefs privados, trabajadores del hogar, jardineros, mayordomo y todo tipo de ayuda para todos los aspectos de la vida diaria, alguien podría preguntarse de dónde viene el conflicto. El estrés y las tensiones de una existencia normal y corriente no afectan a los superricos.

Así pues, ¿en qué punto se tuercen las relaciones entre este 1% de privilegiados? ¿Y qué implica esto en la salud mental?

Desacuerdos sobre cómo gastar el dinero

El dinero es uno de los motivos más comunes por el que discuten las parejas. Uno no espera que esto sea un problema entre los más ricos, pero el estilo de vida extravagante puede generar que las parejas tengan desacuerdos con respecto a las finanzas, especialmente si uno de los cónyuges gana mucho dinero y el otro no trabaja, pero disfruta de gastar dinero indiscriminadamente.

Deborah Price, la prestigiosa autora de The Heart of Money: A Couple’s Guide to Creating Financial Intimacy (en español: El Corazón del Dinero: Guía para crear intimidad financiera para parejas), dice que cuando las parejas pelean a causa del dinero, no siempre es porque no tengan suficiente. En muchos casos, cuanto más dinero tienen, más problemas hay.2

Lea más sobre la psicología de la riqueza y cómo afecta a la salud mental en este blog que publicamos anteriormente.

La pareja ausente

Uno de los cónyuges, sobre todo si es el -o la- CEO (director general) de una empresa, suele trabajar muchas horas y viajar mucho, por lo que pasará muchas horas fuera de casa. Esta ausencia puede causar gran tirantez en el matrimonio. Muchas parejas de superricos están compuestas por un marido que mantiene a la familia y una esposa que se queda en casa.

Según datos de la Reserva Federal de EE.UU., el 53% de las parejas heterosexuales superricas tenían acuerdos en los que la mujer no trabajaba remuneradamente, mientras que esto se da solo en el 27% de las parejas ricas, el 20% de las parejas de clase media-alta y el 26% de las parejas menos pudientes.2

Mantener una relación sana cuando uno de los miembros de la pareja está ausente durante largos periodos es difícil. Las infidelidades son comunes y el resentimiento puede crecer en ambas partes.

Un desequilibrio de poder

Hay investigaciones que apuntan a un desequilibro de género con respecto a la capacidad de obtener ingresos en los hogares superricos. En el 1% de los hogares con mayores ingresos de Estados Unidos, los hombres blancos, heterosexuales y casados son quienes obtienen la mayor parte de los ingresos de este grupo de élite3.

Los hombres que sostienen al hogar dentro de este 1% tienden a tener más poder de decisión en el hogar, lo cual resta poder a las mujeres, especialmente a las que renunciaron a su carrera laboral cuando se casaron. Estos desequilibrios de poder en las relaciones pueden tener un impacto significativo en el bienestar mental.

Una mujer (aunque también puede pasarle a un hombre) que se queda en casa puede sentirse controlada y pensar que no tiene más remedio que seguir los deseos del (o de la) cabeza de familia, por ejemplo. Puede que la dinámica de poder no se centre solo en la riqueza, sino también en el estatus, la fama o el nivel educativo. Ser controlado de esta manera por la pareja es una forma de abuso, que puede desembocar en un divorcio inevitable.

La falta de confianza

La confianza puede ser llevada a su límite en cualquier relación, pero existen estudios que demuestran que las personas adineradas tienen mayor tendencia a ser infieles.4 El estatus y el dinero pueden hacer que una persona sea especialmente atractiva para ciertas personas. Es habitual que la pareja tenga aventuras, mientras que la persona que está siendo engañada mira hacia otro lado.

Cuando la confianza se ha roto de esta manera, los divorcios pueden ponerse feos, lo cual supone un alto desgaste de la salud mental, dañando la autoestima y acrecentando las adicciones. Llevando, en última instancia, a trastornos de ansiedad y depresión.

La falta de moralidad

Los privilegios y la riqueza hacen que se tenga la sensación de tener derecho a todo. Los investigadores que estudian el comportamiento de los ricos han descubierto que, en cierto modo, carecen de moralidad. Hay estudios que demuestran que estos son más propensos a defraudar en el pago de impuestos y a engañar a sus parejas sentimentales.6 También son menos empáticos y donan menos a obras benéficas en proporción a sus ingresos si lo comparamos con los hogares con ingresos más bajos.

A veces el divorcio es algo necesario para proteger la salud mental. Pero la falta de apoyo emocional durante mucho tiempo, el rechazo del cónyuge, los conflictos sin resolver y la infidelidad afectan notablemente al bienestar mental. En los círculos de los superricos, donde la intimidad es sagrada, parece que hay una cierta predisposición a aceptar comportamientos deplorables.

La falta de flexibilidad

Otro estudio concluyó que las personas ricas puede que tengan menos éxito en el amor porque son menos propensas a mostrar flexibilidad y empatía en las relaciones que las personas de menos recursos.7 En los divorcios, esta falta de flexibilidad se suele manifestar en las disputas de los acuerdos, haciendo que la ruptura sea dolorosa, larga y estresante.

Egocentrismo, narcisismo y disfunción

La cuestión moral nos lleva a otra pregunta: ¿hay más narcisistas en los círculos adinerados? La respuesta es que sí.

Las investigaciones así lo demuestran. Cinco estudios han demostrado que una clase social más alta se asocia a una mayor sensación de tener derechos y a narcisismo.8 Los comportamientos irracionales y vengativos son habituales en las personas con un trastorno narcisista de la personalidad. Y esto puede ser algo muy negativo en una relación.

Las familias ricas suelen ser muy disfuncionales. La serie de televisión Succession es un drama sobre las desventuras de una familia muy rica. La historia puede ser ficticia, pero, tristemente, se acerca a la realidad. Los personajes son, ante todo, astutos, egoístas, manipuladores y obsesionados con acumular riqueza y estatus.

A pesar de los privilegios que puede aportar la riqueza, también puede ser un mundo brutal para que un niño crezca en él. Muchos de los nacidos en círculos multimillonarios han sufrido traumas en su niñez, sobre todo si los enviaron a un internado o sufrieron violencia psicológica. El impacto duradero puede sentirse en la edad adulta, lo que puede dañar enormemente las relaciones. Estar casado y divorciarse de un narcisista es enormemente traumático.

La falta de empatía

Las cosas pueden torcerse rápidamente cuando faltan las cualidades básicas que sostienen una relación sana. Las relaciones se resienten si hay una falta total de empatía, y hay decenas de estudios que demuestran que, a medida que aumenta la riqueza, se reducen los sentimientos de compasión y empatía.

La complicación extra de la riqueza en los divorcios

Además de las secuelas emocionales del divorcio, los aspectos financieros prácticos de una ruptura son complejos cuando existe un gran patrimonio. ¿Qué bienes hay que dividir en un divorcio de ricos?

A grandes rasgos, hay cuatro categorías de patrimonio que deben tenerse en cuenta en los divorcios de grandes fortunas. Estas son:

  • Financiera: Dinero en efectivo, cuenta bancaria o fondos de capital, incluyendo los bonos y las acciones.
  • Inmuebles: Terrenos y edificios, lo cual comprende casas residenciales, de vacaciones y las propiedades en el extranjero.
  • Objetos: Coches, joyas, cuadros, arte, ropa y accesorios.
  • Pensión privada

También pueden tenerse en cuenta los intereses empresariales, pero no suelen dividirse (por ejemplo, no se obligará a una persona a vender su negocio ni a dividir la propiedad entre dos). Aun así, uno de los cónyuges puede recibir una parte mayor de otros bienes como compensación. Es común el tener acuerdos prenupciales.

¿Cómo funcionan los acuerdos prenupciales?

Los acuerdos prenupciales, o “prenupciales”, como se les llama comúnmente, definen las condiciones de una posible separación entre parejas casadas de alto poder adquisitivo. Un acuerdo prenupcial explica cómo se dividirán los bienes en caso de divorcio. Los acuerdos prenupciales también pueden aclarar las responsabilidades financieras durante el matrimonio.

¿Cuáles son los problemas de salud mental específicos de la ruptura de un matrimonio rico?

Los superricos afrontan distintos retos en la vida, los cuales son desconocidos para quienes no llevan un estilo de vida multimillonario. Una persona que lleva un estilo de vida lujoso puede sentir que se lo arrebatarán en un divorcio. Una mujer, por ejemplo, puede sentir que ha sacrificado sus intereses empresariales y profesionales.

La disolución del matrimonio es una causa común de depresión, y en los ricos, esto se acentúa porque la sensación de pérdida también tiene que ver con el estatus y el dinero. La persona se siente vulnerable y mal preparada ante la idea de “reducir” sus gastos diarios. A menudo, hay un desequilibrio de poder o influencia en el proceso de toma de decisiones o expectativas poco realistas.

Cuando un hogar superrico se centra en construir y mantener una fortuna, las relaciones ya son muy frágiles cuando llegan a la fase del divorcio. Es probable que las personas hayan carecido de afecto físico e intimidad. En algunos casos, puede haber habido abusos sexuales, físicos o psicológicos. Los abusos no son exclusivos de las parejas ricas, por supuesto, pero sin duda se ocultan más fácilmente.

Tener un historial de traumas infantiles también puede desencadenar adicciones durante una ruptura matrimonial. Con frecuencia. las personas adineradas recurren al alcohol y las drogas, de fácil acceso, y aparecen trastornos alimentarios.

Las cuestiones de dinero siempre son complicadas. Cuanto más dinero hay, más complicado resulta todo. A muchas personas les resulta difícil sentir compasión por los ricos, pero por muy rico que sea alguien, siempre tendrá historias dolorosas que contar.

Recuperar una buena salud mental tras un divorcio en CALDA

CALDA se dedica a la salud mental de las personas con un alto patrimonio neto. Entendemos las presiones específicas que sufren las personas muy ricas, incluidos los individuos de alto perfil. Reservamos nuestro equipo de especialistas y terapeutas profesionales a un cliente cada vez para poder ofrecer toda nuestra atención y la máxima discreción.

Si está luchando contra la depresión, la ira, el resentimiento o el malestar tras un divorcio de alto patrimonio o está pasando por uno y necesita apoyo de salud mental, podemos ayudarle.

Llame para tener una conversación sin compromiso con la Dra. Claudia M. Elsig.

Referencias/fuentes:

  1. McKinnell J. 12 Dic 2012. Wealthy couples argue about money too. Maclean’s [Visitado el 26 Jun 2023]
  2. Yavorsky J & Thebaud S. Most super rich couples have breadwinning husbands and stay-at-home wives, contrasting sharply with everyone else. theconversation.com [Visitado el 26 Jun 2023]
  3. Yavorsky J, et al. 15 Mar 2020. Gender in the one percent. contexts.org [Visitado el 26 Jun 2023]
  4. Wan, W. 13 Ago 2018. Are rich people more likely to lie, cheat, steal? Science explains the world of Manafort and Gates. The Washington Post.
  5. Rahaman Sarkar, A. 23 May 2023. Jeffrey Epstein blackmailed Bill Gates with threat to expose alleged affair with Russian bridge player. The Independent [Visitado el 27 Jun 2023]
  6. Lepore M. 23 Ago 2018. A series of studies suggest people who think themselves rich could be more likely to steal, cheat and lie. Business Insider.
  7. Spector N. 12 Ene 2018 Why wealthy people may be less successful in love. NBC News [Visitado el 26 Jun 2023]
  8. Piff PK. Ene 2014. Wealth and the inflated self: class, entitlement, and narcissism. Pers Soc Psychol Bull. 2014 Jan;40(1):34-43.