Trastornos alimenticios

Página de inicio Trastornos alimenticios
Espectro de tratamiento: Trastornos de la conducta alimentaria  

¿Sus pensamientos giran en torno al tema de la comida más de lo normal? ¿Controla su peso varias veces al día? ¿Decide de antemano qué puede y qué no puede comer durante el día? ¿A veces come en secreto e inmediatamente se siente mal después de ingerir más calorías? Si se siente identificado con alguna de estas preguntas, es posible que tenga un trastorno alimentario.

 

¿Qué son los trastornos alimentarios? 

Los trastornos alimentarios son enfermedades psicosomáticas muy graves. Por regla general, se desarrollan de forma insidiosa y se manifiestan a través de complejas alteraciones en la conducta alimentaria y una percepción alterada de la propia imagen corporal. Los afectados se preocupan casi exclusivamente por los temas de alimentación, calorías y figura. La tendencia a los trastornos alimentarios se desarrolla a menudo en la infancia. La mayoría de los casos ocurren en la adolescencia y en los inicios de la adolescencia. Las niñas y las mujeres jóvenes tienen alrededor de 10 veces más probabilidades de padecer estos trastornos que los niños y los hombres jóvenes. Si no se tratan, puede tener consecuencias graves para la salud con daños en los órganos. Alrededor del diez por ciento de los afectados mueren por esta causa.

 

Trastornos alimentarios: Cuando el alma tiene hambre…

Las causas de los trastornos alimentarios son muy complejas y usualmente se asocian a varios factores que tienen un peso particular en el desarrollo del trastorno y que a su vez pueden influir entre sí. Por lo general, deben unirse varios factores para que se desarrolle un trastorno alimentario. Entre los factores más importantes se encuentran:

 

  • Causas biológicas

La herencia genética, así como los cambios en el equilibrio hormonal y ciertas sustancias mensajeras, pueden promover el desarrollo de trastornos alimentarios. El peso normal también es diferente de una persona a otra. Hay personas genéticamente predispuestas que llevan una alimentación balanceada, pero que aumentan de peso con mayor facilidad, mientras que otras personas pueden comer significativamente más sin verse, por decirlo de alguna manera, “castigadas”.

  • Causas personales

Ciertos rasgos de personalidad, como la baja autoestima combinada con un rendimiento personal extremadamente alto, así como un perfeccionismo pronunciado y una gran necesidad de control, se observan con especial frecuencia en personas con trastornos alimentarios. La capacidad para resolver conflictos, por otro lado, suele estar por debajo del promedio. Además, a menudo se observa que las personas afectadas tienen problemas para manejar el estrés. Experiencias traumáticas como la violencia, la separación de los padres o la pérdida de un ser querido también se consideran factores de riesgo. En algunos casos, existían ya desde la infancia problemas con la alimentación y la nutrición o cuadros de sobrepeso.

  • Causas familiares

Las estructuras familiares con malos modelos a seguir en términos de nutrición, así como la negligencia de los padres, pero también el control excesivo y las dificultades en el desprendimiento del sistema familiar propio de la pubertad, pueden desempeñar un papel en el desarrollo de los trastornos alimentarios. El comportamiento depresivo y adictivo de un padre también puede considerarse como un factor de riesgo. Además, en las familias de los afectados ciertos valores como el éxito, el rendimiento y el autocontrol suelen desempeñar un papel muy por encima del promedio, pero se descuidan con frecuencia la comunicación comprensiva, la resolución de conflictos y una cultura positiva del diálogo.

  • Causas socioculturales

Los ideales occidentales de belleza que prevalecen con ejemplos a seguir extremadamente delgados, como modelos, personas influyentes, artistas, etc., también promueven la insatisfacción con el propio cuerpo. Al compararse con los compañeros, pueden surgir situaciones conflictivas con alta presión social debido a comentarios negativos y a situaciones de acoso por parte del grupo de compañeros.

 

¿Qué tipos de trastornos alimentarios existen?  

Existen diferentes formas de trastornos alimentarios. Estos pueden ser visibles para el mundo exterior cuando una persona tiene un peso muy bajo o un marcado sobrepeso, pero también pueden permanecer ocultos, ya que incluso personas de peso regular pueden padecer trastornos alimentarios.

Los trastornos alimentarios se pueden clasificar de forma general en tres tipos. Los diferentes tipos no siempre se pueden separar claramente unos de otros. A veces, un trastorno alimentario se fusiona o se desarrolla a partir de otro. Los diferentes trastornos alimentarios también pueden presentarse en fases o alternarse en la misma persona.

 

Trastornos alimentarios: características principales

– Anorexia nerviosa

– Bulimia nerviosa

– Trastorno por atracón

 

Anorexia nerviosa – ¿Qué es la anorexia?

Las personas que padecen anorexia nerviosa intentan de forma persistente reducir su peso y/o no aumentar de peso. Detrás de esto hay una percepción distorsionada de la propia imagen corporal, que en su mayoría es negativa y que lleva a las personas a percibirse como demasiado gordas, aunque tengan un peso normal o estén muy delgadas. La vida cotidiana de quienes padecen anorexia se caracteriza principalmente por un fuerte control y una marcada renuncia. Para seguir perdiendo peso, los afectados ignoran las señales físicas y también aceptan las consecuencias que sus decisiones pueden tener para su salud.

 

¿Cuáles son los síntomas de la anorexia?
  • Pérdida significativa de peso o peso extremadamente bajo.
  • Negativa a participar de comidas en grupo o familiares.
  • Porciones muy pequeñas y picotear en el plato sin comer.
  • Demonización y completa renuncia a los platos ricos en calorías.
  • Ayuno estricto.
  • Miedo constante a subir de peso.
  • Críticas y observaciones despectivas sobre el propio cuerpo.
  • Fuerte preocupación por las calorías y los ingredientes de los alimentos.
  • Excesivas rutinas de ejercicio para bajar de peso.
  • Abuso de laxantes o agentes deshidratantes para adelgazar.
  • Frecuente sensación de congelamiento.
  • Ausencia de menstruación en niñas y mujeres.
  • Problemas de impotencia en hombres jóvenes.

 

Bulimia nerviosa – ¿Qué es la bulimia? 

La bulimia nerviosa es un trastorno alimentario en el que hay episodios recurrentes de hambre e ingesta incontrolada de alimentos, en su mayoría secretos. Al hacerlo, los afectados consumen cantidades increíblemente grandes de alimentos ricos en calorías en un corto período de tiempo, que, de lo contrario, estarían estrictamente prohibidos. Posteriormente, los afectados se sienten culpables y avergonzados y tratan de contrarrestar el aumento de peso por todos los medios. Como regla general, se provoca el vómito del alimento ingerido. Además, se pueden usar supresores del apetito, laxantes, medicamentos para la tiroides o hacer ejercicio excesivo para mantener o reducir el peso. No es raro que la bulimia nerviosa esté precedida de anorexia. Los bulímicos también tienen fases en las que ayunan de una forma estricta o en las que vuelven a comer normalmente.

 

¿Cuáles son los síntomas de la bulimia?
  • Cambios constantes de peso
  • La autoestima se define principalmente por el peso corporal y la figura.
  • Atracones repetidos
  • Vómito frecuente
  • Baja autoestima
  • Ansiedad por la aprobación
  • Vergüenza, repulsión, sentimientos de culpa
  • Retirada y aislamiento para llevar a cabo en secreto los atracones con vómitos
  • Sensación de vacío interior
  • Trastornos del hambre y la saciedad
  • Daño dental con desgastes del esmalte por exposición frecuente a los ácidos gástricos.
  • Lesiones en la piel de los nudillos (signo de Russel) a causa de los frecuentes vómitos autoprovocados.
  • Trastornos del ciclo menstrual

 

Trastorno por atracón: ¿Qué es?

El trastorno por atracón, como su nombre lo indica, consiste en atracones repetidos en los que se consumen grandes cantidades de alimentos de manera descontrolada. Por lo general, la sensación de saciedad física ya no se percibe y solo se detiene la ingesta cuando aparece una desagradable sensación de saciedad. Los atracones suelen tener lugar independientemente de la sensación de hambre. Más bien, se trata más de reducir la frustración y las fuertes tensiones emocionales a través de una ingesta descontrolada de comida. A diferencia de la bulimia nerviosa, la comida ingerida no se vuelve a vomitar después. Por lo tanto, las personas con trastorno por atracón suelen aumentar mucho de peso, suelen tener sobrepeso o incluso ser obesos. La proporción de pacientes masculinos es de aproximadamente un tercio en los pacientes con atracones, una proporción significativamente más alta que en la anorexia o la bulimia.

 

¿Cuáles son los síntomas del trastorno por atracón?
  • Episodios recurrentes e incontrolados de ingesta de
  • Sesanción distorsionada de hambre-saciedad
  • Comer especialmente rápido
  • No poder para de comer hasta sentir una incómoda sensación de saciedad.
  • Vergüenza, sentimientos de culpa y repulsión hacia sí mismo luego del atracón
  • Baja autoestima
  • Ocultar los episodios con atracones a otras personas
  • Atesorar y esconder comida.
  • Comer solo a menudo por vergüenza.

 

Trastornos alimentarios: consecuencias para la salud

Todos los trastornos alimentarios tienen efectos graves para la salud porque, incluso en trastornos alimentarios donde se presenta sobrepeso o tiene un peso normal, el cuerpo es permanentemente asistido de forma inadecuada. Si hay una carencia de vitaminas y minerales esenciales, se alteran procesos biológicos importantes y el cuerpo pierde masa muscular. Cuanto más tiempo se tarde en tratar estos trastornos, más significativos serán los efectos sobre la salud. Las principales consecuencias para la salud en relación con los trastornos alimentarios son:

 

En casos de anorexia nerviosa  
  • Pérdida del cabello
  • Piel seca y uñas quebradizas
  • Pérdida de masa muscular
  • Cambios en el recuento sanguíneo
  • Trastornos circulatorios con una sensación frecuente de congelamiento
  • Daños en los riñones
  • Desordenes cardiovasculares
  • Alteraciones del metabolismo óseo con un mayor riesgo de fractura
  • Cambios hormonales con ausencia de menstruación
  • Enfermedades hepáticas
  • Muerte

 

En casos de bulimia nerviosa
  • Daños dentales y aumento de la sensibilidad dental por una alta exposición a ácidos gástricos.
  • Quemaduras y desgarros en el esófago por los ácidos gástricos.
  • Deshidratación y desequilibrio electrolítico
  • Trastornos circulatorios
  • Arritmia cardíaca
  • Problemas de concentración
  • Trastornos digestivos
  • Alteraciones del ciclo menstrual
  • Enfermedades renales
  • Muerte

 

En casos de trastorno por atracón  
  • Considerable aumento de peso
  • Dificultad para respirar
  • Apnea del sueño
  • Presión arterial alta
  • Resistencia a la insulina
  • Alteraciones en el metabolismo de los lípidos
  • Enfermedades cardiovasculares
  • Problemas en las articulaciones
  • Riesgo de suicidio

 

Enfermedades asociadas a los trastornos alimentarios

Los trastornos alimentarios a menudo coexisten con otras enfermedades mentales, algunas de las cuales son la causa del trastorno alimentario. Sin embargo, estas también pueden agudizarse aún más debido al trastorno alimentario. No es raro que los cuadros clínicos tengan una mutua influencia, lo que significa que la situación de los afectados continua empeorando. Las enfermedades más comunes asociadas con los trastornos alimentarios son:

 

Estados de ánimo depresivos y depresión

Los sentimientos de depresión extrema, soledad, vergüenza y auto-rechazo a menudo se asocian con los trastornos alimentarios y pueden ser por sí mismos desencadenantes de los trastornos alimentarios. Dado que a menudo hay un fuerte aislamiento social y sentimientos de baja autoestima en relación con los trastornos alimentarios, las tendencias depresivas  por lo general se ven aún más agudizadas, hasta alcanzar el riesgo de suicidio.

Trastornos de ansiedad

No resulta extraño que los pacientes con trastornos alimentarios también padezcan trastornos de ansiedad. En particular, se observan con frecuencia en los afectados fobias sociales, es decir, el miedo a ser percibido por los otros como “perturbado” o ” anormal” y ser juzgado negativamente.

Trastorno obsesivo-compulsivo

El trastorno obsesivo-compulsivo, en el que ciertas acciones deben llevarse a cabo una y otra vez, o los pensamientos obsesivo-compulsivos que deben pensarse constantemente y de los cuales simplemente no se puede escapar, también puede observarse en pacientes con trastornos alimentarios. En particular, las personas con anorexia a menudo también se ven afectadas por el trastorno obsesivo-compulsivo.

Adicciones

En muchos casos, los pacientes con trastornos alimentarios también presentan una dependencia de sustancias adictivas. Ciertas sustancias como la nicotina, los inhibidores del apetito y la cocaína se consumen principalmente porque reducen la sensación de hambre. El alcohol y la nicotina también afectan el estado de ánimo. Con frecuencia, la adicción al alcohol se observa particularmente entre los afectados por la bulimia.

  

¿Qué terapias existen para tratar los trastornos alimentarios?

Desafortunadamente, los trastornos alimentarios no desaparecen por sí solos, sino que empeoran con el tiempo si estos no se tratan. En el peor de los casos, pueden llegar a provocar la muerte. Aproximadamente una de cada diez personas afectadas muere a causa de esta enfermedad. Para ayudar a las personas con trastornos alimentarios, se requiere un tratamiento integral e intensivo que tenga en cuenta las diferentes causas del trastorno, reconozca todas las comorbilidades y compense específicamente las deficiencias físicas individuales y trate los síntomas. Las terapias actuales prevén principalmente el uso de psicoterapia y fármacos psicotrópicos.

 

¡Nosotros lo hacemos de otra manera! 

El Concepto CALDA: ¡Permítanos ayudarle!

 

Como cliente de la Clínica CALDA, recibirá una terapia personalizada basada en el Concepto CALDA, que se adapta especialmente a sus necesidades. Esta es una terapia personalizada y altamente efectiva que tiene una orientación holística: esto significa que usted es tratado según los métodos científicos de la medicina tradicional, a su vez combinados con los métodos de curación especialmente probados de la medicina complementaria, la medicina tradicional china (MTC) y la medicina ortomolecular.

 

Su ventaja: el tratamiento con el revolucionario Concepto CALDA funciona de manera muy eficaz en diferentes niveles del organismo y está particularmente orientado hacia la solución del trastorno. Como resultado, se pueden lograr resultados asombrosos en poco tiempo, y lo mejor ¡generalmente sin el uso de psicofármacos!

 

El Concepto CALDA  

Nuestro lema y nuestra promesa: 

¡Tratamos las causas, no los síntomas!

¡Siempre que sea posible, trabajamos sin psicofármacos!

Dedicamos nuestro tiempo y nuestro completo know-how exclusivamente a un solo cliente.

 

El Concepto CALDA: la base de toda terapia es el diagnóstico correcto

La base de cada tratamiento según el Concepto CALDA es un diagnóstico completo y extremadamente detallado. Ésta es la única manera de descubrir meticulosamente y tratar específicamente las causas subyacentes y los contextos de la enfermedad, que de otra manera, lamentablemente, a menudo permanecen ocultos.

 

El Concepto CALDA: ¡Nuestra experiencia al servicio de su salud!

Puede leer todas las ventajas, contenidos y procesos del Concepto CALDA aquí.

 

Aquí también puede conocer de forma más detallada sobre los contenidos de los diferentes programas del Concepto CALDA.

 

Para el tratamiento de los trastornos alimentarios le recomendamos tomar el Programa Completo CALDA.